Una práctica extendida y milenaria

Actualmente, la videncia se práctica y manifiesta de manera totalmente abierta en la mayoría de las comunidades occidentales, ya sea través de consultas personales con quienes gozan del don y la capacidad especial de ver el futuro, o en su defecto a través de medios telefónicos o informáticos.

Vale destacarse que en internet proliferan las páginas en las cuales una persona puede hacer una consulta acerca de lo que le deparará su futuro inmediato.

Pero la videncia no es algo de nuestros días sino que desde tiempos remotos viene practicándose con mucha repercusión entre la gente, incluso, a pesar de la dominación que tienen el empirismo y la ciencia, la gente le atribuye muchísima entidad a aquellas proyecciones que surgen de un vidente.